Reconstrucción Nacional impulsará emprendimientos, agro, infraestructura, salud y educación




El mandatario hondureño asegura que este año, que marca el Bicentenario de la Independencia, la actual generación tiene la gran responsabilidad de construir los cimientos de una nueva Honduras, viendo la crisis del 2020 como una oportunidad histórica de reinventarse y de renacer como nación.




Tegucigalpa, 3 de enero. El presidente Juan Orlando Hernández anunció este domingo que los ejes del Plan de Reconstrucción Nacional estarán centrados en impulsar los pequeños y medianos negocios, el sector agrícola, infraestructura, educación, salud y los programas sociales en beneficio de los más vulnerables.


El gobernante se dirigió al pueblo hondureño en cadena nacional de radio y televisión, indicando que el 2021 es el año marca el Bicentenario de Independencia patria, de reescribir la historia después de que dos tormentas catastróficas borraron el trabajo de toda una vida de millones de hondureños, destruyendo gran parte del sistema productivo del país, el sistema educativo y dejando sin hogar a miles de damnificados.


Hernández informó que en conjunto con el sector privado, la banca nacional, países amigos, organismos internacionales y multilaterales se ha trazado la ruta de rehabilitación del país, la cual ya está dando resultados con la rehabilitación de carreteras, centros educativos, la limpieza y recuperación de viviendas y los programas sociales de Vida Mejor para las familias afectadas por las tormentas Eta y Iota.


“No es tarea fácil, pero lo vamos a lograr; los hondureños ya lo hemos hecho antes y le hemos demostrado al mundo que somos capaces de hacer cosas que parecían imposibles, como dejar de ser el país más violento de la tierra”, expresó.


Asimismo, llamó a todos los hondureños a la unidad, a dejar los intereses personales y trabajar por Honduras; además, invitó a los políticos a debatir con propuestas, no con ataques y descalificaciones.


A continuación el mensaje del presidente Juan Orlando Hernández:


Inicia un nuevo año, uno especial… diferente… el 2021 marca la celebración de nuestro bicentenario, 200 años de independencia y tal como hace 200 años tenemos una hoja en blanco frente a nosotros, para construir unidos el país que deseamos, porque de las crisis nacen las oportunidades y la crisis que nos dejó 2020 nos da la oportunidad histórica de reinventarnos, de renacer como nación; nunca antes como entonces empezábamos casi de cero.


La tragedia en salud y en nuestra economía que nos ha dejado la pandemia como en el mundo entero… es enorme, nos ha llenado de luto y mucho dolor, por lo que no podemos bajar la guardia, y tal como lo hicimos en 2020 continuaremos atendiendo de forma gratuita con Fuerza Honduras a millones de compatriotas en centros de triaje y brigadas médicas en todos los rincones del país, pero recordemos algo: todos y cada uno de nosotros somos responsables de nuestra salud, de nuestra vida, de la de nuestra familia. 


La aplicación de la vacuna está a nuestras puertas; ya Honduras tiene asegurada una donación para el 20 por ciento de la población, también para todos los afiliados del Seguro Social y sus dependientes, así como ya tenemos el presupuesto designado para vacunar gratuitamente a todos aquellos que medicamente lo requieran.


No podemos bajar los brazos cuando la inmunización del mundo entero está por darse, pero durante este tiempo debemos aprovechar para prepararnos; esto nos permitirá que toda la reactivación económica preparada para este año sea posible, de las manos de un pueblo sano y con toda la energía necesaria para recuperarnos 


Estamos reescribiendo la historia después que dos tormentas catastróficas que borraron el trabajo de toda una vida de millones de hondureños, destruyendo gran parte del sistema productivo del país, el sistema educativo y dejando sin hogar a miles de damnificados.

Hemos trazado en equipo con el sector privado, la banca nacional, países amigos,  organismos internacionales y multilaterales la ruta de rehabilitación del país con el plan de reconstrucción nacional, que desde ya deja resultados como la rehabilitación de carreteras y caminos… por ejemplo en las zonas  cafetaleras… lo que facilita a los productores a sacar una de las mejores cosechas de nuestra historia, gracias al apoyo del Bono Cafetalero que recibieron más de 90 mil productores a inicio de 2020 y que este 2021 también será entregado.


La reconstrucción y rehabilitación de centros educativos, centros de salud, hospitales, la limpieza y recuperación de viviendas no se ha detenido; lo dijimos y lo estamos cumpliendo… no están solos compatriotas, y es así como poco a poco recuperamos zonas totalmente inundadas, llevando el paquete de apoyo Vida Mejor a cada hogar, con camas, estufas, artículos de limpieza y un bono, para que la gente que perdió todo tenga dinero en su bolsillo, para que con estos apoyos puedan empezar a reconstruir sus vidas.


No es tarea fácil, pero lo vamos a lograr; los hondureños ya lo hemos hecho antes y le hemos demostrado al mundo que somos capaces de hacer cosas que parecían imposibles, como dejar de ser el país más violento de la tierra.


No olvidemos compatriotas, este es un logro de todos; no olvidemos que hace 7 años nuestras principales ciudades figuraban como la número uno y la número tres entre las más violentas del planeta… hoy no estamos ni en las primeras 30… eso nos reafirma que podemos lograr tareas imposibles y levantarnos de estas tragedias será un ejemplo más que los catrachos podemos dar.


Solo tenemos dos caminos: o nos quedamos lamentando, descalificándonos entre nosotros y criticando la situación, o nos despojamos de la miseria y el egoísmo y nos unimos para trabajar juntos y salir adelante.


Hay claros ejemplos históricos en el mundo, países que después de grandes catástrofes tomaron el camino del trabajo unido y ahora son ejemplos de desarrollo en el planeta y yo estoy seguro que los hondureños después de esta enorme desgracia también lo vamos a lograr. 


Como hace 200 años vamos a declarar nuestra independencia, nuestra independencia de la actitud negativa, del no se puede; vamos a hacerlo con innovación y sobre todo trabajo, mucho trabajo, que generará la reactivación económica, con la generación de miles de empleos iniciaremos la reconstrucción de la patria que nos heredaron Francisco Morazán, José Cecilio del Valle, Trinidad Cabañas y por la que entregó su vida el indómito cacique Lempira.


Desde el departamento de Valle a Islas de la Bahía, de Ocotepeque a Gracias a Dios, es el trabajo el que inicia esta nueva era que quedará escrita en los libros de nuestra historia; somos nosotros, nuestra generación, a la que le corresponde esta gran responsabilidad de construir los cimientos de una nueva Honduras, con un nuevo ciudadano, un nuevo hondureño, más consciente, más humano, más solidario, cuidadoso del medio ambiente.


Como ejes principales del plan de reconstrucción, seguiremos apoyando y con más fuerza a los pequeños y medianos negocios, a la producción de alimento, su transformación y comercialización para los mercados nacionales y para la exportación, a la reforestación masiva para el cuidado de nuestros bosques y medio ambiente, a la construcción de nuestras carreteras, corredores estratégicos, puertos, aeropuertos, caminos y puentes. Para consolidarnos con el mejor sistema logístico de la región.


Seguiremos invirtiendo en mejorar la salud y la educación con escuelas, centros de salud, clínicas y hospitales, sobre todo con el uso de tecnología y de las mejores prácticas para preparar recurso humano mejor formado y capacitado de acuerdo a la nueva realidad.


Seguiremos llevando Vida Mejor con todos sus elementos a los más necesitados, especialmente con mejoramiento, viviendas donadas o con financiamiento especial para los que desean hacerse de su casa; y quiero hacer énfasis en esto: esta será la oportunidad para que todos aquellos que han soñado con mejorar o hacerse de su vivienda lo puedan hacer con las condiciones especiales que hemos creado.


Vamos a apoyar las familias que lo perdieron todo para que vuelvan a recomenzar


La generación de empleo y la reconstrucción sostenible es gracias al buen manejo de las finanzas públicas durante nuestra administración; vamos a poder cosechar los frutos de la disciplina y el trabajo de contar con unas finanzas públicas sanas; el pueblo va a sentir en su bolsillo los beneficios de haber reducido a niveles históricos nuestro déficit fiscal y de haber controlado responsablemente el gasto público.


Este es el momento en que la macroeconomía sana se convierte en recursos que llegan a los bolsillos de la gente.


Este histórico año es el último de nuestra gestión; tendremos elecciones primarias y generales que nos darán a nuestro nuevo o nueva presidente. Mi compromiso es entregarle un país en franca mejoría y progreso, después de las tragedias que nos azotaron casi al mismo tiempo; no importa del partido político que sea el nuevo mandatario o mandataria, esta persona será quien guiará las riendas del país que aún seguirá en proceso de reconstrucción, por lo que desde ya hago un llamado a todos los hondureños a la unidad, a dejar los intereses personales y trabajar por Honduras; invito a los políticos a debatir con propuestas, no con ataques y descalificaciones. Hoy Honduras nos necesita a todos los sectores más unidos que nunca.


Antes de terminar este mensaje quiero agradecer a todas las personas que nos han acompañado en este camino, con su trabajo, con sus propuestas, demostrando su amor desinteresado a Honduras; médicos, personal de salud, bomberos, sociedad civil, policía, militares, empresarios, medios de comunicación, guías de familia, a todo el pueblo en general, gracias, muchas gracias…aún nos queda un tramo por recorrer, así que…2021, manos a la obra.


Dios bendiga a Hondura