MiAmbiente+ dona equipo de refrigeración al Centro Educativo 4 de junio.


.- Para mejorar las condiciones del Centro Educativo 04 de junio de la Colonia La Esperanza de Tegucigalpa, el Gobierno de la República a través del Secretario de Recursos Naturales y Ambiente (MiAmbiente+), José Antonio Galdames, entregó un donativo de  equipos de refrigeración y aire acondicionado como parte del Programa de asistencia Social que se desprende del Protocolo de Montreal.

Este es un  programa basado en el cumplimiento del protocolo de Montreal en Honduras desde 2014, Acuerdo que obliga a las partes decomisar aquellos equipos de refrigeración y aire acondicionado que funcionan con gases enemigos al ambiente, el cual es reconvertido con gases amigables con el ambiente que luego es donado a centros educativos a nivel nacional, hospitalarios, asilos o instituciones gubernamentales.

Edulfo Moradel, Maestro del Centro Educativo, al agradecer el donativo afirmó “que es de felicidad  saber que están apoyando nuestro centro educativo, en nombre del personal docente y padres de familia damos las gracias  por apoyarnos sabemos que el equipo que están donando nos va ser de gran utilidad en beneficio de las niños y niñas hondureñas”.

El Protocolo de Montreal Relativo a las Sustancias que Agotan la Capa de Ozono es una iniciativa que surgió con el objetivo de asistir técnica y financieramente a los países que forman parte de él en la reducción de la producción y el consumo de sustancias que agotan la capa de ozono, disminuyendo de esta manera su liberación a la atmósfera.

El Protocolo de Montreal se firmó en 1987 y entró en vigor en 1989; y actualmente ha sido ratificado por 196 países más, incluyendo las grandes potencias del mundo. Estipula que cada una de las 196 Partes que han ratificado el Protocolo de Montreal relativo a las sustancias que agotan la capa de ozono eliminen de conformidad con los plazos acordados la producción e importación de casi 100 productos químicos que tienen propiedades de agotamiento del ozono.

Tras el descubrimiento del agujero de ozono en la Antártida a fines de 1985, los gobiernos reconocieron las necesidad de adoptar medidas más estrictas para reducir la producción y el consumo de una serie de CFC (CFC 11, 12, 113, 114 y 115) y varios halones (1211, 1301, 2402). El Protocolo de Montreal relativo a las sustancias que agotan la capa de ozono se adoptó el 16 de septiembre de 1987 en la sede de la Organización de Aviación Civil Internacional en Montreal.