MiAmbiente+ celebra el día internacional de la preservación de la capa de ozono Bajo el slogan “Mantenernos frescos, nuestros alimentos y nuestras vacunas”


La celebración de este día está enmarcada en el cumplimiento de compromisos internacionales a los que Honduras es signatario y entre ellos el Protocolo de Montreal, mismo que nació como un acuerdo global para proteger la capa de ozono, un trabajo que ha hecho bien, lo que lo convierte en uno de los acuerdos ambientales más exitosos hasta la fecha. 

Diferentes iniciativas nacionales y regionales están sustentadas en un esfuerzo mundial unido para eliminar gradualmente las sustancias que agotan la capa de ozono, lo que hoy significa que el agujero en la capa de ozono se está curando y, a su vez, protege la salud humana, las economías y los ecosistemas. 

En ese sentido desde la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente (MiAmbiente+), a través de su titular, Liliam Rivera, en un efusivo saludo destacó que hay que frenar el cambio climático y ayudar a impulsar la eficiencia energética en el sector de la refrigeración, lo que contribuye a la seguridad alimentaria.

Bajo esa línea en el marco a este día se destaca los alcances de la Enmienda de Kigali al Protocolo de Montreal la que está destinada a generar beneficios climáticos aún mayores. 

Según la Enmienda, las naciones se han comprometido a eliminar los hidrofluorocarbonos (HFC). Si bien los HFC no dañan la capa de ozono, estos refrigerantes son potentes gases de efecto invernadero. Se espera que la reducción de su uso, según lo acordado, evitará hasta 0,4 ° C de aumento de la temperatura global para fines de siglo, al tiempo que se continúa protegiendo la capa de ozono. 

La Enmienda de Kigali también brinda una oportunidad para mejorar la eficiencia energética en el sector de la refrigeración. La nueva innovación que reemplaza a los HFC ofrece la oportunidad de rediseñar el aire acondicionado y la refrigeración para usar menos energía, lo que permite la expansión de la eficiencia de la cadena de frío y el enfriamiento de confort sin aumentar los impactos climáticos. La combinación de reducir el consumo de HFC y mejorar la eficiencia de la cadena de frío, particularmente en las economías en desarrollo, también combatirá la pérdida de alimentos. 

Alrededor de un tercio de todos los alimentos producidos a nivel mundial para el consumo humano se pierde o se desperdicia cada año, en gran parte debido a la falta de acceso a las cadenas de frío. La pérdida y el desperdicio de alimentos ascienden a miles de millones de dólares estadounidenses al año; no solo desperdicia recursos preciosos como la tierra, el agua y la energía, sino que también genera aproximadamente el 8% del total de gases de efecto invernadero al año a nivel mundial.

Al desarrollar soluciones de cadena de frío que sean más eficientes, más respetuosas con el clima y más baratas de comprar y operar, las cadenas de frío serán más efectivas y estarán ampliamente disponibles. Esto proporcionará a productores como agricultores y proveedores farmacéuticos acceso a preenfriamiento, almacenamiento y transporte refrigerados, asegurando que productos como alimentos y vacunas lleguen a las personas en buenas condiciones y seguridad. 

En este Día Mundial del Ozono, celebramos y reconocemos el Protocolo de Montreal y su Enmienda de Kigali en sus esfuerzos más amplios para mantenernos frescos a nosotros, nuestra comida y nuestras vacunas.