Esta es la última semana de reuniones. Gobierno busca en la COP26 respaldo técnico y financiero para que Honduras pueda enfrentar efectos del cambio climático



Glasgow, Escocia. Con el objetivo de propiciar alianzas estrategias de colaboración que permitan al país lograr acceso a financiamientos y cooperación técnica para combatir los efectos del cambio climático, Honduras, a través de una delegación del Gobierno, continua su participación en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26), que culmina este 12 de noviembre.  

 

Desde su inicio el 31 de octubre, Honduras ha destacado ante líderes mundiales que asisten a la Conferencia que se celebra en Glasgow, Escocia, que el país es uno de los más afectados por los fenómenos naturales y que urge del apoyo internacional para enfrentar con más efectividad las consecuencias.  

 

En los últimos días, la vicecanciller Karen Najarro y la secretaria de Recursos Naturales y Ambiente, Liliam Rivera, integrantes de la delegación hondureña, se reunieron con representantes del Reino Unido, de la República de China (Taiwán) y con delegados de la Unión Europea (UE). 

 

La Delegación también participó en encuentros con autoridades de la Oficina de Cambio Climático, Biodiversidad y Ambiente de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, (UNICEF), Fondo Verde del Clima, Fondo Global de Ambiente (GEF) y del programa Euroclima.

 

Además de la búsqueda de apoyo financiero y técnico  en las reuniones se consensuó el nuevo plan de la agenda climática ambiental a nivel regional y los demás instrumentos ambientales que apoyan el cumplimiento de las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC) del país. 

 

La semana pasada, en los actos inaugurales, el presidente Juan Orlando Hernández, quien estuvo acompañado por el canciller Lisandro Rosales, destacó en su ponencia que cada año el avance económico y el desarrollo social del país se ve afectado por las consecuencias de las emergencias ambientales.

 

En ese sentido ejemplificó los daños sufridos en Honduras desde 2020 por la pandemia del Covid -19 y los dejados en noviembre por el paso de las tormentas tropicales de Eta e Iota.