En una primera etapa: Medio millón de hondureños serán los beneficiados directos con Programas para enfrentar el cambio climático


- El ministro por ley de Mi Ambiente, Elvis Rodas, presentó en el marco de la COP25, ante el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Programa de Restauración de Bosques Resilientes al Clima para la Sostenibilidad de los Servicios Ecosistemáticos Relacionados con el Agua. Dicho Programa tiene como objetivo mejorar la resiliencia de los vulnerables bosques de coníferas, mediante la restauración forestal, las buenas prácticas agroforestales y el manejo forestal adaptativo en áreas críticas para la provisión de servicios de agua. Esta iniciativa fomenta un cambio de paradigma en la gestión forestal, creando condiciones propicias para una mejor gobernanza del sector y su sostenibilidad financiera, pasando de un modelo reactivo a uno preventivo frente al cambio climático. Beneficios Un aumento significativo de la seguridad de tener agua para más de 450,000 habitantes de la zona central de Honduras, con una mayor capacidad de recuperación ante el cambio climático, especialmente durante la estación seca, son algunos de los beneficios del Programa. Además, la protección de 270,000 hectáreas de bosques de pinos con manejo forestal adaptativo y una mayor capacidad de adaptación al cambio climático. Asimismo, beneficios económicos y sociales para 27,000 hombres y mujeres, debido a la adopción de opciones de medios de vida agroforestales, diversificados y resistentes al clima, sin dejar de mencionar la reducción de CO2, a partir de un mejor uso de los bosques y la tierra. Áreas de Intervención y financiamiento 29 cuencas hidrológicas priorizadas, que se prevé serán las más afectadas por el cambio climático en términos de disponibilidad de agua en los próximos años. El Proyecto incluye también una serie de áreas estratégicas para la producción o el uso del agua, entre éllas la presa de riego El Coyolar y la Francisco Morazán, más conocida como El Cajón, la cual es la represa hidroeléctrica más grande del país, con una capacidad de generación de 300 MW, lo que equivale al 62 por ciento de la capacidad instalada en el territorio nacional. El financiamiento es otorgado por el BID con un préstamo por el orden de los 10,737,349 dólares y una donación del mismo BID por el orden de los 24,262,651 dólares, para hacer un total de 35 millones de dólares. Se espera una segunda etapa con una inversión similar, con lo que se estarían superando los 70 millones de dólares que serán ejecutados por la Secretaría de Finanzas y coejecutados por Mi Ambiente, Clima+ y el Instituto de Conservación Forestal (ICF), por un período estimado de cinco años.