Calidad del Aire Al celebrar día Internacional del aire limpio se establece que al detener la industria se observó menos muertes que con el COVID 19


Según la Organización Mundial de la Salud (OMS/OPS); la contaminación del aire representa un importante riesgo medioambiental para la salud.

*Mediante la disminución de los niveles de contaminación del aire los países pueden reducir la carga de morbilidad derivada de accidentes cerebrovasculares, cáncer de pulmón y neumopatías crónicas y agudas, ente ellas el asma.

Tegucigalpa. Con una conferencia magistral virtual sobre COVID 19 y el Aire, La Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente (MiAmbiente+) a través del Centro de Estudios y Control de Contaminantes (CESCCO) en conjunto con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), celebró hoy el Día Internacional del Aire Limpio para cielos Azules y el Día Interamericano de la Calidad del Aire.

A la conferencia asistió en representación del Ministro de MiAmbiente+ Ing. Elvis Rodas, el Director de CESCCO, Lic. Carlos Thompson y decenas de participantes vinculados a la salud y el ambiente, bajo la magistral presentación del Asesor de la Calidad del Aire y Salud de la OPS, Dr. Juan José Castillo, quién entre otras cosas, expresó que para una recuperación de la COVID 19 saludable y respetuosa con el medio ambiente es indispensable proteger y preservar la fuente de la salud humana que es la naturaleza.

Recomendó, invertir en servicios esenciales, desde agua y saneamiento hasta energías no contaminantes en los centros de salud, asegurar una transición energética en pro de la salud, promover sistemas de alimentación sanos y sostenibles, construir Ciudades sanas y habitables y dejar de utilizar el dinero de los contribuyentes para financiar la contaminación.

Debido la emergencia sanitaria por COVID-19 no se han podido realizar mediciones de partículas para el año 2020, por lo que no hemos podido comparar antes, durante y después de las épocas de incendios los niveles de partículas, incluso los días del episodio de los polvos del Sahara.

MiAmbiente+ a través de CESCCO, específicamente en la Unidad de Contaminación Atmosférica (CAT) coordina desde el año 2012 la “Red de Monitoreo de Partículas Suspendidas en el Aire en Tegucigalpa”, la cual se compone por dos puntos de muestreo: uno situado en el barrio El Centro (HONDUCOR) y el otro situado en la colonia Kennedy (HOSPIMED).

Desde el año 2019 también se cuenta con la Red de Partículas en San Pedro Sula, la cual consta de un punto de muestreo ubicado en el barrio el Centro de esta misma ciudad.

En los puntos de medición de Tegucigalpa se cuenta con equipos de alto volumen (High vol) captadores de Partículas Totales Suspendidas (TPS por sus siglas en ingles), las cuales son menores de 100 um de diámetro aerodinámico; partículas con diámetros aerodinámicos menores de 10 micras (PM10), y partículas finas menores de 2.5 micras (PM2.5); y en San Pedro Sula se tienen equipos de alto volumen (High vol) captadores de PM10 y PM2.5.

En términos de sus efectos en la salud, se conoce que entre más pequeñas sean las partículas, pueden penetrar con mayor facilidad hasta el interior de los pulmones, con posibles efectos tóxicos debido a sus características fisicoquímicas. Las PM10 pueden entrar directamente al aparato respiratorio y depositarse en sus diferentes regiones, mientras que las PM2.5 pueden llegar a la región alveolar.

Las partículas suspendidas son capaces de interferir con uno o más mecanismos de defensa del aparato respiratorio, o actuar como vehículo de sustancias tóxicas absorbidas o adheridas a la superficie de la partícula.


Según la Organización Mundial de la Salud (OMS/OPS); la contaminación del aire representa un importante riesgo medioambiental para la salud. Mediante la disminución de los niveles de contaminación del aire los países pueden reducir la carga de morbilidad derivada de accidentes cerebrovasculares, cáncer de pulmón y neumopatías crónicas y agudas, ente ellas el asma.


Un estudio realizado por una Universidad de Qatar sobre China entre otros datos da cuenta que al comparar las tasas de mortalidad diarias promedio a causa de la contaminación del aire ambiente respecto a las ocasionadas por el COVID 19 se observó, que al detenerse las actividades industriales se evitaron mayores cifras de muerte a causa de la contaminación atmosférica que aquellas registradas por el COVID-19.