Alianza nacional e internacional Impulsan nueva propuesta de áreas protegidas para El Paraíso


Identificar sitios potenciales de diversidad biológica, desarrollar trabajos sobre conectividad y ampliar el corredor biológico la Unión con otros posibles corredores, impulsar la ampliación de la cuenca del río Námale como zona productora de agua y crear nuevas áreas protegidas son los desafíos que se desprenden de una propuesta conjunta entre la Agencia Japonesa de Cooperación Internacional, gobierno, y alcaldía de El Paraíso. 

Los esfuerzos conjuntos  están orientados a procurar la diversidad biológica, enfocándose en el mantenimiento de los ecosistemas y evitando la fragmentación de los mismos, para lo cual la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente (MiAmbiente+), técnicos de la Agencia Japonesa de Cooperación Internacional (JICA), Alcaldía Municipal El Paraíso, y el Instituto de Conservación Forestal (ICF), aúnan esfuerzos para establecer la Propuesta de creación de Áreas Protegidas en El Paraíso.

Actualmente, el nombre de “corredor biológico, corredor ecológico o corredor de conservación” se utiliza para nombrar una gran región a través de la cual las áreas protegidas existentes (parques nacionales, reservas biológicas), o los remanentes de los ecosistemas originales, mantienen su conectividad mediante actividades productivas en el paisaje intermedio que permiten el flujo de las especies de fauna.

La Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo (CCAD), define a un corredor biológico como “un espacio geográfico delimitado que proporciona conectividad entre paisajes, ecosistemas y hábitat naturales o modificados, y asegura el mantenimiento de la diversidad biológica y los procesos ecológicos evolutivos”.

La complejidad de gestionar paisajes, obliga a un trabajo colaborativo entre diversos actores; las plataformas de concertación son fundamentales. Se requiere de un abordaje sistémico que integre componentes ambientales, sociales, económicos e institucionales para optimizar la provisión de servicios ecos sistémicos.

Los corredores biológicos permiten vincular políticas nacionales con acciones concretas en unidades de producción; es un medio para lograr equidad, viabilidad económica y sostenibilidad ecológica.