Afirma el presidente Hernández: Debe investigarse al detalle cada centavo y cada proceso de la compra de los hospitales móviles


El presidente Juan Orlando Hernández remarcó que “debe investigarse al detalle cada centavo y cada proceso” de la compra de los hospitales móviles y aseguró que el Gobierno irá “hasta las últimas consecuencias, dentro de lo que le ley permite, para que el pueblo hondureño reciba lo que fue prometido”.

En una entrevista concedida a la radio HRN, Hernández reafirmó declaraciones vertidas por él, antes de la pandemia de covid-19, en las que dijo que “serían unos malnacidos aquellos que se aprovecharan de esta crisis para enriquecerse”.

El mandatario indicó que desde el inicio de la pandemia “hemos hecho enormes esfuerzos como país, porque no ha sido solo el Gobierno central, sino también el sector local, empresas privadas y más, y se han hecho enormes esfuerzos en el mercado internacional para combatir la pandemia y los problemas que la misma genera”.

“Adquirir medicamentos, insumos, y más, para el combate de la pandemia, se ha convertido en una competencia mundial, sin precedentes; por tanto, no ha sido fácil al haber una alta demanda de insumos, y donde el que más dinero tiene, el país más poderoso, es el que se impone ante mucha especulación en los mercados y ante los conflictos entre empresas que quieren ser proveedoras”, expuso.

Advertencia de no tolerar malos manejos

El gobernante dijo que la “emergencia demanda celeridad, demanda prontitud, en la adquisición de estos suministros de salud. Sin embargo, hemos hecho énfasis en un asunto muy claro dentro de las instituciones de Gobierno: que deben apegarse a la legislación aprobada y estar prestos en todo momento a rendir cuentas”.

“Por eso desde el inicio, antes que comenzara todo esto, yo llamé al Tribunal Superior de Cuentas y en una llamada en conferencia les pedí que nos acompañara a gobiernos locales y el Gobierno central en una auditoría concurrente, es decir en tiempo real, e incluso me di a la tarea de hablar con varios veedores de sociedad civil, incluso algunos con nexos internacionales, y tuvimos reuniones y eventos para que fueran parte del proceso”, dijo.

Añadió que se solicitó a través de los medios a todos los ciudadanos para que se convirtieran en veedores de cada centavo que se administrara, ya fuera por el Gobierno central o por gobiernos locales, fuera dinero público o privado, “pero buscando que todos los hondureños se convirtieran en veedores, y también le pedimos a los órganos contralores del Estado que le diéramos seguimiento a esto”.

“También advertimos que no íbamos a tolerar malos manejos o falta de transparencia en la crisis”, remarcó Hernández.

Expresó que “cada quien es responsable de sus actos ante la ley, y todos tenemos que rendir cuentas de cada centavo”, agregando que “esto aplica no solo para personas nacionales, sino también extranjeras”.

Los malnacidos

El presidente Hernández recordó que en el pasado dijo que “serían unos malnacidos aquellos que se aprovecharan de esta crisis para enriquecerse, porque el servidor público o el empresario que actuara al margen de la ley, que abusara de esta emergencia sanitaria, tenía que ir a parar a la cárcel”.

Refirió que la adquisición de hospitales prefabricados “siempre se vio como una buena opción que varios países a nivel mundial venían buscando, por la rapidez y la integralidad que estos traían, y vendrían equipados con elementos que no es fácil armarlos de la noche a la mañana, como por ejemplo laboratorios, salas de cuidados intensivos, respiradores, clínicas, plantas potabilizadoras, en fin, eso se miraba como algo integral y se sigue viendo como una muy buena solución en un momento tan crítico como éste”.

Empero, afirmó que se ha visto “que el proveedor ha tenido muchos retrasos, muchos incumplimientos en los tiempos de entrega, las dudas sobre la documentación que se ha presentado, la falta de prontitud y de claridad y transparencia en eso”.

En ese sentido, Hernández informó que se giraron instrucciones a través del ministro de la Presidencia, Ebal Díaz, para solicitar a la Procuraduría General de la República y a Invest-H que evalúen con rapidez y al detalle los incumplimientos y las fallas del proveedor para que, en caso de que existan esas fallas, por la vía legal también se proceda a exigir el resultado o, en su caso, a la devolución de los recursos.

“Vamos a ir hasta las últimas consecuencias, dentro de lo que la ley permite, para que el pueblo hondureño reciba lo que fue prometido”, aseguró el mandatario.

Investigación al detalle

Hernández afirmó que “debe investigarse al detalle cada centavo, cada proceso, y también si es factible que se entreguen los hospitales funcionando, porque el pueblo los necesita”.

“Esa es la ruta que se está siguiendo y no se va a permitir que se juegue con la necesidad y la salud del pueblo hondureño, ya se trate de hondureños o de cualquier extranjero”, advirtió.

El mandatario expresó que es necesario ser precisos porque “en el panorama mundial y en el panorama regional y local, en los principios de inocencia, pero en la obligación de seguir al pie de la letra los procesos y las buenas prácticas, Invest Honduras tiene una trayectoria de 14 años, quizá más, de trabajar con multilaterales, y los consejos directivos y los directores vienen mucho más antes de mi Gobierno”.

Recordó que Invest-H ha venido manejando carteras con multilaterales, en construcción de infraestructura, en construcción de hospitales, que ellos han estado llevando, por ejemplo, el proceso del Hospital del Trauma, junto con fondos del BID, “carteras en la parte de la agricultura y en procesos de transformación de hacer agricultura, y apertura de mercados para pequeños productores, en fin, hay todo un historial de reconocimiento internacionales a cómo ellos han llevado sus procesos”.

“Claro”, dijo Hernández, “manejar una pandemia como estas nadie la había manejado en el mundo porque no habían existido manuales, y lo que sí ha existido siempre son parámetros en la ley, parámetros de buenas prácticas, de transparencia, buenas prácticas en veedores, y más”.

Esa fue una misión, según explicó Hernández, que se le encomendó al Congreso Nacional y la autorización se dio.

“Aquí habrá que ver, investigar, pedir cuentas y que cada quien explique su actuación, por qué hizo esto, por qué no hizo lo otro, y ese proceso ya comenzó, y no quiero interferir con mis declaraciones en ese proceso, solo decir como hondureño que yo merezco, como cualquier hondureño, que las cosas que son de Honduras se manejen bien, correctamente y eso es lo que esperamos”, enfatizó.

Remarcó que “ese proceso ya comenzó y esperamos que los procesos investigativos continúen, como también los procesos administrativos para que, si esos hospitales le van a dar el servicio al país, con nuevas camas UCI, nuevos respiradores, nuevas clínicas, nuevos aparatos que no tenemos en el país, y que cada uno trae 91 camas, pues enhorabuena”.

Sin embargo, dijo que igual se debe revisar que “cada cosa sea hecha bien, y si no se ha hecho bien, cuáles son las consecuencias, así de sencillo”.

“Eso lo dijimos desde antes de la pandemia, y lo dijimos clarito para todo el mundo, todo el mundo está advertido”, expuso Hernández.

Refirió que expresó su criterio a la Administración General de Aduanas en su momento, sobre “que cuál es el problema si la ATIC, la Procuraduría y cualquier otro sector quiere ir a ver el desaduanaje; ustedes guarden las medidas de bioseguridad, porque en los puertos siempre existen protocolos”.

Hernández explicó que no debe ser problema “que alguien se vaya con cámaras y vaya contando tornillo por tornillo, y pieza por pieza, si eso más bien abona. Pero que, si vienen bien, entonces que se armen rápido y que se atienda al pueblo hondureño como se debe”.

El gobernante indicó que allí han estado personeros de la ATIC, del Ministerio Público, “pero igual se debe entender el papel de Aduanas sobre los protocolos que se deben hacer cumplir”.