A través de la DECA: Licencias ambientales se emiten después de una exhaustiva evaluación


Con el propósito de transparentar los procedimientos técnicos para la expedición y control de licencias ambientales, así como la práctica de auditorías, la Secretaría de Mi Ambiente realiza un exhaustivo control y evaluación, por medio de la Dirección General de Evaluación y Control Ambiental (DECA), responsable del Sistema Nacional de Evaluación de Impacto Ambiental. Con lo anterior se garantiza que el desarrollo de cualquier actividad susceptible de contaminar o degradar el ambiente, será precedido de una evaluación ambiental que permita prevenir, mitigar y compensar los posibles efectos negativos para el medio ambiente. En lo que va del año se han emitido un total de 906 licencias ambientales, de las cuales, un 74 por ciento fueron gestionadas a través de la plataforma del Sistema de Licenciamiento Ambiental Simplificado y el restante 26 por ciento, corresponden a renovaciones, a las que se les ha asignado un período de vigencia de cinco años, tal como lo determina la ley. De enero a noviembre de este año se han realizado 2,963 auditorías de cumplimiento, constatando la observancia de las medidas de control ambiental aplicables a los proyectos que se desarrollan en todo el país. Como ejemplo de lo anterior, en julio pasado se realizaron actividades de buceo para constatar el estado de las colonias de corales trasplantadas, verificando la sobrevivencia de al menos un 99 por ciento de las mismas. El programa aprobado por DECA para el monitoreo del arrecife y de la calidad de agua marina en la bahía de Coxen Cove, en la Isla de Roatán, establecidas al proyecto Ampliación del Muelle de Buques de Cruceros y Construcción de la Terminal de Pasajeros, refleja notorios resultados positivos. Asimismo, el inventario de más de 100 actividades por rubro, que requieren cumplir con el proceso de licenciamiento ambiental en observancia a la normativa ambiental, planeación, organización y ejecución de jornadas de limpieza y saneamiento de 16 kilómetros de la franja norte de la rivera del Lago de Yojoa.